La crema tiene un efecto calmante, hidratante y antiinflamatorio sobre la piel irritada por las microinyecciones. Se aplica después de un tratamiento esclerosante con un ligero masaje, hasta su total absorción.

Concretamente hace que la piel sea más elástica, suave y lisa, y promueve la producción de nuevas células epiteliales para regenerar la capa más externa de la piel. Gracias al aceite de jojoba y al aceite de menta, además, minimiza los efectos de la inflamación, enrojecimiento y picor causados ​​por los pinchazos; y la piel recupera el tono.

A nivel circulatorio, la crema Ippocrate tiene un efecto refrescante y drenante sobre las piernas pesadas y cansadas, reduciendo la sensación de hinchazón. De hecho el ungüento actúa a nivel de la microcirculación: permite que los vasos recuperen su elasticidad y permeabilidad normales, aumentando el drenaje linfático y eliminando así el edema y la turgencia.

La crema también descongestiona y mejora la función circulatoria alterada, favoreciendo el flujo de sangre a los vasos dañados. Aumenta el tono venoso, contribuyendo al estrechamiento de las varices.

Finalmente, tiene una acción calmante sobre los hematomasque pueden aparecer después de las inyecciones, favoreciendo la curación y reparando el tejido dañado.

Principios funcionales

Aceite de semilla de uva

Aceite de jojoba

Aceite de menta

mentol

Castaño de Indias

Centella asiática

Extracto de uva roja

Ácido glutámico

Urea

Glicina